El parlamento europeo votó en contra de que China ingrese como miembro permanente de la OMC
20 de Mayo de 2016
El parlamento europeo a través de una resolución no-legislativa, con 546 votos a favor, 28 en contra y 77 abstenciones, estableció que en tanto China no cumpla los 5 criterios de economía de mercado de la UE, sus exportaciones serán tratadas de forma “no-estándar”.
separador

Esta resolución significa que se evaluará si los costos y precios de China son de mercado, para asegurar un campo de juego nivelado para la industria europea en función potenciar el empleo y producción. El parlamento justificó su votación y alertó sobre las consecuencias sociales, medioambientales y económicas que el dumping chino  en segmentos industriales.

Cabe aclarar que durante 2001 la República Popular China adhirió a la OMC bajo la condición de que durante 15 años debería someterse a un periodo de prueba como economía de transición, antes de que se debatiera su estatus de economía de mercado.

Cumplidos los quince años establecidos por la OMC, los países miembros de esta organización se encuentran analizando las ventajas y desventajas de dar ese estatus al país asiático.

A partir de la incorporación de China en la OMC su participación en el volumen de comercio global ha ido creciendo significativamente y, en particular, con América Latina. De acuerdo a la base de datos de comercio de Naciones Unidas (COMTRADE) y de TRADEMAP, mientras que en 2001 las exportaciones totales de China representaban el 5,6% de las ventas externas mundiales,  en 2015, esta participación alcanzó el 14%; convirtiéndose en el principal exportador mundial.

El destino principal de las exportaciones chinas es EEUU. Sin embargo, la participación de EE.UU en el total de las ventas externas de China cayó del 29% en 2001 al 20,1% en 2014. En Japón –segundo destino de mayor importancia para la colocación de productos chinos– se registró la misma tendencia: en 2001 tuvo una participación del 16,5% en las exportaciones totales de China, y en 2014 cayó al 7,6%.

Entre 2001 y 2015 China aumentó su participación en otros mercados. Particularmente, Latinoamérica: en 2001 importaba de China sólo el 2% y para 2015 este porcentaje trepo al 19,1%. Si bien el incremento en el conjunto de los países de la región, cabe destacar la mayor penetración en los mercados industriales más relevantes cómo Brasil y México que aumentaron significativamente sus volúmenes de compras externas a China durante el período mencionado.

Recientemente, y en el marco de un comercio global estancado (luego de años de crecimientos a tasas relevantes), el exceso producción china de acero, aluminio, diesel y otros bienes industriales, determinó no sólo una brusca caída de los precios internacionales, sino que ha perjudicado a sus competidores contribuyendo a la pérdida de miles de empleos tanto en los Estados Unidos como en el resto de los países productores de esos bienes.

Comercio Argentina - China

En la década del 90, China representaba el 3% de las importaciones argentinas. A partir del año 2003, el país asiático ha ido ganando mayor participación en el total de las importaciones pasando de 5,2% en 2003, a 12,4% en 2008, 14,3% en 2011 y alcanzando finalmente el 19,7% en 2015.

A su vez, teniendo balanza comercial negativa, de las exportaciones argentinas a China registradas en 2015, el 75% se concentró en porotos y aceite de soja.  La totalidad de las importaciones argentinas desde el país asiático corresponde a manufacturas, mientras que la exportación argentina se limita a materias primas.

En la última década la situación comercial externa con China pasó un superávit acumulado en el período 2002 a 2007 de 5.139 millones de dólares a un déficit acumulado 2008 a 2015 de 30.690 millones de dólares. Déficit que llega a aproximadamente 74.046 millones de dólares si se toman en cuenta solo los productos industriales.

Esta situación no solo se produce con el país asiático, ya que el vínculo comercial con Brasil registra un déficit comercial que en 2015 alcanzó los USD 3.000 millones y en el acumulado del primer trimestre del 2016 los USD 1.056 millones. En el caso de la Unión Europea, el comercio en 2015 arrojó un déficit de USD 1.827 millones mientras que el acumulado 2016 fue de USD 230 millones.

Por todo ello la Argentina resulta fundamental mejorar su estructura de productiva e inserción internacional. Alcanzar una matriz que le permita potenciar  la agregación de valor, el desarrollo regional y tienda a un intercambio comercial equilibrado. 

 

 

 

23 Conferencia Agenda Seminarios UIA 2016 Proyectos y Servicios Ventanilla PyME Vimeo UIA Propuestas para el Desarrollo Proyecto Eficiencia Energética