Conferencia header Conferencia header Conferencia header

Reseña: “Travesía 4.0: Hacia la transformación industrial argentina”

En relación a la temática acerca del trabajo del futuro, un reciente estudio publicado por el BID-INTAL, el CIPPEC y la UIA, “Travesía 4.0: Hacia la transformación industrial argentina” (2019) realizó una encuesta a 293 empresas de 6 sectores industriales (Alimentos procesados, Siderurgia y metalmecánica, Vehículos livianos y piezas y accesorios, Textil, Maquinaria agrícola, y Biofarma) para conocer cómo estaba configurada la actividad productiva argentina en relación a la industria 4.0, y para ello indagó en las habilidades que las empresas identifican como necesarias para desarrollar su producción tanto en la actualidad como en la proyección que tienen para dentro de los próximos 5 años.

23/10/2019

Dentro del marco del capítulo “Habilidades y empleos para el ascenso”, casi la mitad de las empresas encuestadas (45%) posee un grado de adopción tecnológica intermedio, no tan avanzado, pero llevan adelante acciones concretas para converger en los próximos años a tecnologías vinculadas a la industria 4.0. A este tipo de empresas las llamamos Alpinistas: poseen un grado de adopción tecnológica intermedio en las que predominan tecnologías de segunda y tercera generación, pero están decididas a escalar con esfuerzo y planificación para mejorar su rendimiento. Otro 6% se encuentra ya en la cima; es decir, las Cóndores. Esta categoría se refiere a aquellas empresas que se encuentran en la cima y se mueven ágilmente frente a esta nueva revolución. El 49% de las empresas encuestadas restantes no está tomando acciones aún para adoptar nuevas tecnologías en su producción. A este último grupo lo denominamos Trekkers, los cuales aún no parecen haber iniciado la travesía y, por lo tanto, a pesar de contar generalmente con experiencia en climas adversos, enfrentan los mayores desafíos para llegar a la cúspide.

 

En el siguiente gráfico puede observarse la distribución de las empresas encuestadas según su nivel de adopción tecnológica:

 

 

A la hora de responder sobre los impactos de la industria 4.0. en términos de empleo y habilidades laborales, se utilizaron dos ejes de análisis: las habilidades denominadas “blandas” (trabajo en equipo, comunicación, flexibilidad, entre otras) y las habilidades vinculadas a la interacción entre personas y computadoras (es decir, el conocimiento y manejo de máquinas y otros dispositivos digitales). El 65% de las empresas encuestadas definieron a las habilidades blandas como muy importantes, mientras que un 28% las consideró algo importantes. Las habilidades de interacción personas-computadoras también son consideradas como muy importantes para un 43% de las empresas y como algo importantes para un 38%. Por último, aquellas habilidades vinculadas con tareas repetitivas y manuales son consideradas como muy importantes para el 30% y algo importantes para el 44% de las empresas.

 

 

 

 

Sin embargo, para los próximos 5 años el panorama cambia, en especial por la mayor importancia que otorgan las empresas a las habilidades blandas, y el menor peso que colocan sobre las habilidades repetitivas o manuales. Para el caso de las blandas, el 91% de las empresas considera que van a ser muy importantes frente a un 65% en el escenario anterior, mientras que las repetitivas se ubican en el 38% como muy importantes. Si bien el peso de las habilidades repetitivas es menor que el de las blandas, puede verse también un incremento (aunque menor) en su consideración como muy importantes, de 7 puntos porcentuales. De todas maneras, al comparar la demanda esperada de habilidades para los próximos cinco años con la de los últimos dos años, se observa que solo hubo un incremento de 2 puntos porcentuales de las firmas que consideran importantes (mucho o algo) las habilidades manuales o repetitivas. En contraste, la importancia relativa de las habilidades STEM (aquellas vinculadas a las disciplinas “duras” como ciencias, tecnología, ingeniería y matemática) aumentó 22 puntos porcentuales en ese periodo.

 

A su vez, al analizar la demanda esperada de habilidades STEM según el nivel de adopción tecnológica, mientras que más de 50% de las firmas en los grupos de alta y media adopción le otorgan mucha importancia en los próximos cinco años, solo 33% de las empresas del grupo de baja adopción lo hacen. Este resultado refuerza la mayor relevancia relativa de las habilidades STEM para las empresas con mayor incorporación de tecnologías.

 

De todas maneras, y teniendo en cuenta el grado de dinamismo de las empresas de la RMBA, es de esperar que, dado el bajo grado de adopción de tecnologías avanzadas y convergentes en la industria, esto haya tenido un correlato en una baja demanda de habilidades tecnológicas en los últimos dos años. De acuerdo con la encuesta, en términos generales, una mayoría de las empresas considera que las tecnologías comúnmente asociadas con la industria 4.0 han sido poco o nada importantes en la contratación de personal hasta el momento.

 

Adicionalmente, según los resultados de la encuesta, entre el 10% y el 15% de las empresas consideró muy o algo importantes las habilidades relacionadas a tecnologías como computación en la nube, realidad aumentada o inteligencia artificial en los últimos dos años. La importancia de otras tecnologías de cuarta generación con aplicación más inmediata y evidente a los procesos industriales ha sido mayor, por ejemplo: big data, impresión 3D y sensores inteligentes o ciberseguridad, aunque igualmente menos del 15% de las empresas las consideró muy importantes. Las mayores demandas de habilidades, identificadas como muy o algo importantes en la encuesta, se ubican en aquellas vinculadas al mantenimiento preventivo de equipos y a tecnologías para el manejo de stock y logística – es decir, tecnologías más accesibles para las empresas locales y que no requieren una transformación digital de gran magnitud en los procesos y negocios de la empresa. Este patrón de demanda de habilidades se condice con una industria que aún produce en base a tecnologías y modelos de producción de primera y segunda generación, y que aún no ha logrado una transformación hacia la industria 4.0.

 

 

Últimas noticias